Cómo elaborar tu Social Media Plan

Las redes sociales de tu negocio no solo pueden, sino que deben formar parte de tu plan de negocio. Pero, lógicamente, eso no ocurre por ciencia infusa ni por combustión espontánea. Para que sea una realidad es clave contar con un social media plan que recoja claramente cómo van a contribuir tus diferentes perfiles sociales a tu negocio. En este artículo te mostraremos los pasos a seguir para lograr un Plan de Social Media Profesional.

 

Auditoría previa

El primer paso en la elaboración de un social media plan, documento estratégico de redes sociales o como queramos llamarlo es la elaboración de una auditoría previa que nos permita conocer qué se dice tanto de nuestra marca como del sector en el que se engloba.

Este punto es clave para conocer de primera mano cuál es la imagen percibida por nuestros públicos sobre nuestra marca, contrastarla con la autoimagen (es decir, la percepción que tenemos nosotros mismos como empleados o propietarios de la compañía) y definir una imagen intencional (aquella que deseamos que nuestros públicos tengan de nosotros en el corto, medio y largo plazo) mucho más realista.

Definición de objetivos medibles

Una vez conocido qué dicen los usuarios sobre nuestra marca y sector, estaremos en posición de poder definir unos objetivos claros y medibles. Es importante hacer hincapié en que todo objetivo lleve asociado un KPI que nos permita saber en todo momento cuán lejos o cerca estamos de lograrlo.

Obviamente, los objetivos estratégicos son variados y diversos. Pueden ir desde el incremento del tráfico web generado desde nuestros canales sociales hasta la reducción del tiempo de resolución de las incidencias que tenemos en ellos pasando por incrementar el volumen de ventas que logramos desde nuestros perfiles corporativos.

 

¿Qué redes sociales usa nuestro público objetivo?

Ahora que ya sabemos qué dicen de nosotros y tenemos claros nuestros objetivos estratégicos, ¿qué es lo siguiente? Encontrar quiénes son nuestros públicos objetivos. ¿Son mujeres u hombres? ¿Se encuentran en un rango de edad determinado? Es importante que, entre otras, nos hagamos estas preguntas puesto que nos ayudarán en la siguiente fase.

Y esta no es otra que identificar qué redes sociales utilizan nuestros públicos objetivos para entrar en contacto con ellos. ¿Estarán en Facebook? ¿Tal vez en Instagram? ¿O acaso en Pinterest? La auditoría previa debería darnos algunas pistas para responder esta pregunta, pero debemos cruzarlo con un conocimiento profundo del perfil de usuario de cada una de las plataformas sociales. Porque hay vida más más allá de las redes sociales horizontales y tal vez no nos interese estar en ninguna de ellas y apostar en su lugar por una vertical. ¿Quizá por Minube?

 

Diseño de los mensajes en redes sociales

Y ahora llega, posiblemente, el momento más esperado y la fase en la que muchas veces arranca, erróneamente, una estrategia de redes sociales: diseñar los mensajes que compartiremos en nuestros canales sociales. Comenzar por aquí sin haber realizado los cuatro pasos anteriores conlleva un enorme desconocimiento de nuestros públicos y del entorno en el que nos movemos. Sería lo que coloquialmente se conoce como trabajar “a ciegas”. El cumplimiento de las cuatro etapas previas no implica un éxito asegurado, pero sí una mayor información. Y la información siempre ha sido y seguirá siendo poder. En el entorno offline, en el digital y, por supuesto, también en el social.

Comenzar a diseñar nuestros contenidos no es un proceso sencillo ni mucho menos. En primer lugar, debemos pensar qué comunicar y a quién en cada plataforma puesto que no debemos replicar los mismos contenidos en todos nuestros canales ya que los targets son distintos y los códigos de comunicación, también.

Los usuarios de Twitter, por ejemplo, se comunican con formatos y mensajes diferentes a los de Instagram. Y, además, siempre deberíamos tener en mente qué objetivo estratégico deseamos apoyar con el contenido que estamos elaborando.

 

Planificación de las rrss

Y aquí llega la gran olvidada de todo social media plan: la planificación. Salvo en honrosas excepciones (como cuando creamos un contenido de Real Time Marketing) no es recomendable producir los contenidos el mismo día que vamos a compartirlos en nuestros perfiles sociales. Si lo logramos, minimizaremos errores, obtendremos contenidos más enriquecedores y mantendremos un ritmo constante de publicación.

Sin embargo, la planificación no es una exigencia exclusiva de la persona o del equipo encargado de gestionar nuestros perfiles sociales. Para que ellos puedan planificar con suficiente antelación los contenidos, deberán disponer de toda la información que necesiten previamente. Desde el calendario comercial de nuestra compañía hasta problemas con el stock o cualquier imprevisto de última hora que pudiera afectar al cliente.

 

Como ves, el social media plan debe estar integrado dentro del plan general de la compañía. En ningún caso, el equipo de medios sociales debe ser un eslabón aparte, sino que debe encontrarse dentro de la estructura de la compañía cumpliendo unos roles concretos, máxime en un contexto como el actual, en el que la transformación digital en la que se encuentran inmersas un buen número de empresas exige dejar de trabajar en silos para dejar paso a estructuras más líquidas.

Tal vez, con la elaboración de un Social Media Plan consigamos visibilizar de una vez y hagamos entender interna y externamente que las redes sociales dejaron de ser entornos meramente relacionales hace años y que hoy son espacios clave en donde generar negocio

Leave a Comment